Archivos de la categoría ‘Que viva Tepito’

3 películas: drama

junio 25, 2006

3 películas: drama

A pesar del título el disco contiene cuatro películas (metidas en un solo lado del disco (¡!)). Sin subtítulos.

El fanfarrón (México, 1943, 83 minutos, B&N). Director: Fernando Rivero; cinematógrafo: Jack Draper. *1/2 de cinco.

Reparto: Jorge Negrete, Emilio Fernández, Pedro Galindo.

Emilio Fernández hace el papel de un personaje parecido al Robin Hood llamado Aguilucho que intercepta a los envíos del pulque que el hacendado local usa para mantener dóciles a los indios. Lo persiguen pero no lo pueden agarrar. Llega Alberto (Jorge Negrete) el hijo del hacendad, el fanfarrón del título, él que se jacta de su puntería, su cantar y su galantería. Se compromete aprender a Aguilucho. Cosas se complican cuando sin saberlo Alberto se enamora con la hermana de Aguilucho y Aguilucho se enamora con la hermana de Alberto.

La película tiene poco de particular pero hay una línea del diálogo que me cae chévere. Alberto invita a Aguilucho (sin saber su identidad) a una fiesta. “Una que doy—dice Alberto–para celebrar mi hombría.” Qué genial, ¿no?

Mulata (México, 1954, 105 minutos, B&N), dirigida por Gilberto Martínez Solárez. ** de cinco.

Reparto: Pedro Armendáriz, Ninón Sevilla, Rene Cardona.

Mulata padece de un argumento muy fragmentado.

La Habana. Caridad es la hija de una madre africana y un padre blanco que murió en un naufragio. Tiene un amigo, otro mulato Mateo que está enamorado de ella. Caridad no hace caso de su amor. Se conocen Caridad y un marinero mexicano Martín. Martín es mujeriego y tiene su propia nave. Caridad trabaja en una cantina por un jefe abusivo. Desde el patio de la cantina se presencia a un baile africano en lo cual los hombres tocan los tambores y las mujeres se marean de bailar. La fuerza del baile arrebata a Caridad hasta tal punto que sale de su puesto en la cantina para perderse en el baile febril. Por medio del baile descubre su alma primitiva.

Su jefe le riñe por haber dejado su puesto. El marinero se interpone para defenderla. Le ofrece llevarla hasta Veracruz en su barca como su mujer. Ella lo acepta.

Martín va a Veracruz para gestionar la hipoteca de su nave la que tiene un señor Guevara. Martín está a punto de perderle a Guevara la barca. Guevara es el dueño de un club. Propone a Martín que le deje a Caridad por bailar en su club en cambio de saldar la cuenta de la nave. Martín tiene la intención de volver por Caridad pero ella se siente abandonada y se entrega a una vida disoluta.

Al fin y al cabo se arrepiente de no haber hecho caso al amor de Mateo.

La película sufre bajo un presupuesto limitado y un guión confuso. Además de desempeñar el papel de Caridad, Ninón Sevilla hace el papel de su madre africana. Lo hace de una manera tan exagerada que resulta una caricatura ofensiva. La Sevilla es más bailarina que actriz. Está más gordita que estaba en películas anteriores de modo que impide un poco su bailar.

Que viva Tepito (México, 1981, 102 minutos), director: Mario Hernández **** de cinco.

Reparto: David Reynoso, Carmen Salinas, Ernesto Gómez Cruz, Manuel Ojeda, Roberto Cobo.

Se muere Cuquita, la madrina de todos—o así parece–en el barrio del D. F., Tepito. Así comienza la historia de la lucha de conseguir los fondos para el entierro. Conocemos a los miembros de la familia extendida de Cuquita por medio de sus esfuerzos de escamotear dinero y de sus recuerdos de la Cuquita.

El argumento casi no importa. Es un retrato bien hecho de los habitantes del barrio y tiene el elenco del ensueño.

Reto a la vida (México, 1954, 74 minutos, B&N). Director: Julio Bracho *1/2 de cinco

Reparto: Pedro Armendáriz, Susana Canales, Francisco Bambina.

Diego Maldonado, un hombre hacendado, recibe a balazos a unos agentes que han venido para despojarle las tierras. Se dejan muertos el hermano de Diego y uno de los agentes. Diego se huye con su sobrino joven al D. F. Se involucra con Marta la que encabeza una casa de huérfanos en la que Diego mete a su sobrino. La policía aprende a Diego y se le impone la pena de muerte. Por casualidad la cárcel se localiza al lado de la casa de huérfanos de tal modo que Marta pueda ver a Diego mientras éste se pasea en el patio encerrado. Se enamoran a distancia. ¿Te dije que Marta padece de una enfermedad del corazón la que le pueda matar en cualquier momento? Así es. Desde luego Diego se escapa de la cárcel se huye de la ciudad con la ayuda de Marta.

La película se ve bien a causa de la cinematografía de Jack Draper y Pedro Armendáriz desempeña bien el personaje ambiguo de Diego.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.