Archive for 25 octubre 2006

La tía Alejandra

octubre 25, 2006

La tía Alejandra (México, 1979, 87 minutos), dirigida por Arturo Rípstein. **** de cinco.

Reparto: Diana Bracho, Isabela Corona, Manuel Ojeda, María Rebeca, Lilan Davis, Adonai Somoza Jr., Ignacio Retes.

Un cuento de brujería en la vida familiar. La tía Alejandra viene a vivir con su sobrino y su familia. La tía, una mujer de edad, parece normal al primer golpe de vista (y su fortuna les ofrece al sobrino y su esposa la posibilidad de aliviar las preocupaciones financieras) sin embargo a partir de su llegada empiezan a suceder cosas raras: accidentes y, con tiempo, muertes.

Goza de un estilo restringido. Fue filmada con película en colores pero los colores resultaron muy apagados hasta parecer casi blanca y negra. Tal vez fue cosa del presupuesto no obstante se la da un ambiento seco y restringido. Casi toda la historia tiene lugar dentro de la casa de la familia y la casa misma falta poco de ser un personaje en el drama. Tiene una fachada cerrada, la puerta y ventanas cubiertas con verja y rejas, adentro hay niveles múltiples y un patio encerrado por todos lados. Aunque no parezca ser la casa embrujada típica, sirve bien el propósito de crear un ámbito misterioso y amenazador.

Si buscas una película de horror que esquiva los clichés del género he aquí la mera cosa.

Sin subtítulos.

Anuncios

El imperio de la fortuna

octubre 23, 2006

El imperio de la fortuna (México, 1985, 130 minutos), dirigida por Arturo Rípstein. ***** de cinco.

Reparto: Ernesto Gómez Cruz, Blanca Guerra, Alejandro Parodi, Zaide Silva Gutiérrez.

Esta película—a mi parecer la mejor del cine mexicano—relata la caída de un hombre sencillo con una abundancia de detalle y con mucha fuerza. Se basa sobre el cuento “El gallo de oro” de Juan Rulfo, el que fue filmado ya una vez bajo el mismo título por el director Roberto Gavaldón (véase la reseña de El gallo de oro). La versión presente concibe la materia de nuevo desde las raíces con el resultado de producir una obra más sombría y más cínica acerca de la naturaleza humana.

En sus grandes rasgos el argumento sigue el surco de la película anterior: Dionisio Pinzón, un tipo pobre que vive en una choza con su madre enferma y se gana una vida mezquina en el oficio de gritón de anuncios, recibe de regalo un gallo de pelea herido el mismísimo día en que se muere su mamá. Dionisio cura cariñosamente al gallo, el que, aunque sigue medio cojo, resulta buen peleador. Dionisio se dedica al mundo de las peleas y los palenques y se mete con un apostador de métodos solapados y con su mujer, una cantante apodada la Caponera. El apostador Bienvenidas le enseña a Dionisio las triquiñuelas del oficio del apostador profesional mientras codician uno al otro la mujer y el gallo campeón. Con tiempo el campesino ingenuo se convierte en hombre codicioso y calculador.

¿Por qué la estimo tanto? Aunque la película tiene una vena grotesca—esperpéntico—debido tal vez a la influencia de Luis Buñuel, al cual el director Arturo Ripstein le sirvió de ayudante una vez–está libre del estilo pesado y melodramático que caracterizaba el cine clásico de México. Hay muchos artículos que llevan un peso simbólico, entre ellos se destaca el baúl que Dionisio desea para saldar las cuentas con su mamá muerta. El cinismo del guión (escrito por Paz Alicia García Diego, la esposa del director) está opresivo pero el director lo mantiene a raya; nunca se entrega al melodrama.

Es más: Ernesto Gómez Cruz en el papel de Dionisio es una maravilla. Todo el elenco es de la primera pero EGC se rinde al personaje por completo.

Subtítulos en inglés que se puede quitar.

Nazareno Cruz y el lobo

octubre 21, 2006

Nazareno Cruz y el lobo (Argentina, 1975, 92 minutos), dirigida por Leonardo Favio. ***1/2 de cinco.

Reparto: Juan José Camero, Marina Magali, Lautaro Marúa, Nora Cullen, Alredo Alcón.

Al nacer Nazareno Cruz una vieja del pueblo—una bruja evidentemente—lo lamenta y le pronostica a su madre que, al madurar, en las noches de luna llena andaría por el campo hecho lobo por ser el séptimo hijo varón. El padre de Nazareno y sus seis hermanos se ahogaron al intentar franquear un río crecido con la manada que conducían dejando sola a la madre del pequeño Nazareno.

Nazareno crece a ser un joven bonachón que le cae bien a todo el mundo. Mientras una fiesta pueblerina conoce a una chica rubia y se enamora de ella. Hay también en la fiesta un forastero oscuro y siniestro, de mal agüero. El día siguiente el hombre topa con Nazareno en un sendero en la sierra y le avisa que, al haberse enamorado, estaría condenado a andar por el campo hecho lobo cuando la luna está llena. Le ofrece riquezas asombrantes para denegarse el amor (adivínate quién sea el forastero). Nazareno se echa a reír a carcajadas. Por eso se arranca la historia del hombre lobo.

Leonardo Favio fue mejor conocido como actor y cantante; sin embargo, alentado por el director Leopoldo Torre Nilson, dirigió unas películas interesantes de su propia cuenta. La presente aspira a hacerse algo más que lo típico del género de horror. ¿Me atrevo a decir que aspira al arte? Lo logra—a medias. Hay tramos efectivos y otros risibles. La variedad del éxito de la técnica se demuestra sobre todo en el uso de música: se emplea la música operática efectivamente en una secuencia en la que los pueblerinos cazan al lobo; sin embargo la música popular de la época (los setenta) que se usa en los escenarios entre la pareja de amantes es un desastre. Otra cosa: la muchacha de quien se enamora Nazareno no tiene el menor encanto. Tiene el pelo rubio y lacio, las cejas sacadas y la tez tan pálida hasta parecer enfermiza. Bueno, es una rubia en un pueblo de morenos pero–¡caramba!–¿el pelo rubio vale tanto?

Con subtítulos en español que se puede apagar (no en inglés).

Los siete locos

octubre 20, 2006

Los siete locos (Argentina, 1973, 110 minutos), dirigida por Leopoldo Torre Nilsson (o, a veces, Torre Nilson). **** de cinco.

Reparto: Alfredo Alcón, Norma Aleandro, Héctor Alterio.

Una historia que huele de la literatura de la alienación (se basa sobre un par de cuentos del argentino Roberto Arlt). Aunque tiene lugar en la Buenos Aires de los treinta parece la Berlín de la época de la república Weimar por lo decadente que es. Remo Erdosain es un hombre sin familia que trabaja en el puesto mezquino de cobrador, un hombre que se identifica como un infeliz. Fuera del trabajo gasta su tiempo con unos colaboradores en desarrollar inventos descabellados (como el de preservar una flor en un baño de cobre).

Se casa con una mujer placentera y convencional (una pariente de uno de sus compañeros de trabajo) a quien le falta la menor simpatía hacia la angustia de Erdosain. Con tiempo deja de pasar tiempo en casa con su mujer y se pone a andar por los antros nocturnos de la ciudad. Una noche se encuentra en una reunión media religiosa en la que predica un charlatán con pico de oro quien se llama el Astrólogo. Remo le cae bien al Astrólogo y este—el Astrólogo—se lo presente a un tipo Hafner, apodado el Rufián Melancólico, un proxeneta chulo. Parece que el Astrólogo encabeza un grupo que fomenta una revolución sin política, sin ideología: la revolución por sí. Hafner, un cínico hasta los tuétanos, les proporciona fondos—por aburrimiento, dice. El grupo está tramando un atentado terrorista para crear un ambiento de inquietud en el país. Erdosain se mete con el grupo.

La película avanza el planteamiento que el terrorismo puede servirles a los infelices para extirparse las humillaciones cotidianas, una especie de refugio contra el fracaso. Erdosain se desilusiona de crear algo útil (o—mejor dicho—algo por medio de la venta de que puede levantarse de su vida mezquina); la conspiración le ofrece la acogida que el mundo afuera le denegó.

La película nos presenta un mundo feo, decadente, no obstante bien hecho; aunque hay que verla por turnos por lo largo que es y por la falta del impulso hacia adelante.

Sin subtítulos.

La caza

octubre 19, 2006

La caza (España, 1966, 93 minutos, B&N), escrita (con Angelino Fons) y dirigida por Carlos Saura. **** de cinco.

Reparto: Ismael Merlo, Alfredo Mayo.

Tres hombres veteranos de la guerra civil van al campo para cazar conejos. Llevan a un joven de unos veinte años que es el hijo de un amigo de los tres, el que se suicidó hace poco. Hay tensiones ocultas entre los tres que se surgen por medio de los ritos masculinos que llenan el día de la caza: el fuego, el alcohol, las imágenes femeninas, las armas de fuego, el dinero y el poder. La violencia sublimada en la caza acaba por desbordarse de sus límites debidos.

VHS con subtítulos fijos en inglés.

Antonieta

octubre 19, 2006

Antonieta (Francia/España/México, 1982, 105 minutos), dirigida por Carlos Saura. *** de cinco.

Reparto: Isabelle Adjani, Hanna Schygulla, Ignacio López Tarso, Carlos Bracho, Gonzalo Vega.

Se trata de la historia de una mujer mexicana que se suicidó en la catedral de Notre Dame de París en mil novecientos treinta y uno vista por los ojos de una escritora francesa contemporánea la que escribe una obra sobre suicidios femeninos. La escritora descubre a Antonieta por medio de un libro de sus cartas de amor.

Antonieta Rivas Mercado fue la hija de un arquitecto famoso (el que diseñó la columna de la independencia del D. F.) que se separó de su marido convencional para meterse in el mundo bohemio de artistas y poetas. Se enamoró de Manuel Rodríguez Lozano, un artista casado, el que no le correspondió el amor. A lo largo de los años Antonieta le dedicó muchas cartas de amor, las que compusieron el libro encontrado por la escritora. Con tiempo Antonieta se involucró con la campaña de un político progresista—y luego con el político mismo.

La película se situa entre la segunda categoría de la obra de Carlos Saura. Aprendemos más de la historia del México de los principios del siglo veinte que aprendemos de la vida interior de Antonieta. De verdad la película vale más por la historia de la revolución y la de la guerra cristera que por la de Antonieta; Antonieta nunca deja de ser un personaje remoto.

Sin subtítulos.