Archivos de la categoría ‘alegría de vivir_La’

6 películas: rock ‘n’ roll

junio 25, 2006

6 películas: rock ‘n’ roll

Seis películas en dos discos. Cuatro de ellas se protagonizan por el cantante Alberto Vázquez. Sin subtítulos.

Perdóname mi vida (México, 1965, 90 minutos, B&N), dirigida por Miguel Delgado. ** de cinco.

Reparto: Angélica María, Alberto Vázquez, Mauricio Garcés, Raúl Astor, Dacia González.

Una pareja recién casada llega a un hotel lujoso para iniciar su luna de miel pero nos consta que hay tensión. La mujer no echa ni una mirada al hombre y no lo deja ni tocarla. Al aislarse en su habitación aprendemos que ella, la hija de un hombre rico, ha encontrado una carta escrita por su marido que dice que se casa con ella por interés no por amor. Los vemos atormentar uno al otro y tramar venganzas con los otros huéspedes del hotel hasta el argumento llega al fin previsto. Desde luego hay tantas canciones como intrigas en el camino.

La comedia fue dirigida por Miguel Delgado, él que dirigió muchas películas de Cantinflas.

Despedida de casada (México, 1968, 85 minutos), dirigida por Juan de Orduña. *1/2

Reparto: Julissa, Ana Luisa Peluffo, Carlos Estrada, Elsa Cárdenas, Mauricio Garcés.

Un hombre y una mujer se casan a la ligera y se divorcian poco después pero siguen viviendo en el mismo piso porque ni el uno ni el otro quiere venderlo al otro. Desde luego hacen construir una muralla por medio del departamento la que se demora en terminar lo suficiente para permitir que sigan entremetiéndose uno con el otro a través del muro a medio hacer.

El club de los suicidas (México, 1970, 98 minutos), dirigida por Rogelio González, Jr. **1/2 de cinco.

Reparto: Enrique Guzmán, Pili, Enrique Rocha, Juan Ferrera.

Conocemos a Enrique él que es un joven rico y aburrido con su vida hasta el punto que no quiere seguir viviendo. Se entrega a la búsqueda de emociones fuertes mediante la alta velocidad. Tiene ganas de matarse pero le falta la voluntad de hacérselo. Un amigo le invita al club de los suicidas. Es un antro lleno de jóvenes bohemios tomando, fumando y quejándose de su cansancio de vivir. Un ‘beatnik’ que se llama el Profeta encabeza el club. Bajo el liderazgo del Profeta se les reparte la muerte deseada al azar (después de que se pague una tarifa de hacerse miembro). Según el reparto de los naipes se decide a quién le toque morir y a quién le toque la tarea de arreglarle la muerte de tal modo que parezca accidental. Enrique se lo junta. Sin embargo hay una chica y te puedes imaginar lo que siga. Pero el club se empeña en el cumplimiento del trato.

El guión es vagamente basado sobre el cuento del mismo título de R. L. Stevenson. No está mal.

Romeo contra Julieta (México, 1968, 101 minutos), dirigida por Julián Soler. * *

Reparto: Angélica María, Alberto Vázquez, Alejandro Suárez, Patricia Morán, Fernando Soler.

Una chica rica y traviesa se aburre en la fiesta del nuevo año de su comprometido y su mamá y los deja plantados. En camino a casa el carro le falla en plena carretera. Un agente del auxilio vial se detiene a ayudarla. No puede arrancarle el carro pero la lleva a su casa. Ella lo invita a entrar y le ofrece una copa. Vive en la casa lujosa de sus padres los que están de vacaciones. Toman copa tras copa a solas y se desmayan juntos en la habitación de los padres. Los padres vuelven a la mañana y los encuentran y los obligan a casarse. Así se pone en marcha el espectáculo.

Vestidas y alborotadas (México, 1968, 101 minutos) dirigida por Miguel Morayta. **1/2

Reparto: Pili Mili, Alberto Vázquez, Malú Reyes, Carlos Piñar, Oscar Ortiz de Pinedo.

Una joven estrella del canto española acude a México para protagonizar un espectáculo. El piloto del vuelo de España a México la ve y se enamora de ella. La sigue por todas partes pidiéndole la mano. Su hermana desconocida ya está en México. Tienen la intención de presentarse en el estreno del espectáculo como fueran gemelos (no lo son) y hasta el estreno tienen que ocultar que son dos. Hay además una figura jorobada y siniestra que las amenaza matar y anda en pos de ellas por todos lados. Resulta mucha confusión entre las dos chicas (desempeñadas por actrices distintas pero muy parecidas), el admirador y el perseguidor. Simpática.

La alegría de vivir (México, 1965, 88 minutos, B&N) dirigida por Julián Soler. *1/2 de cinco.

Reparto: Tere Velásquez, Alberto Vázquez, Leonorilda Ochoa, Héctor Suárez.

La historia de una novia infiel. Rosita está prometida a Miguel, un hombre de negocios que trabaja en la empresa de su padre por lo cuál está acosado. Miguel lleva gafas gruesas y es un hombre muy convencional y muy sumiso a sus padres. Rosita era huérfana acogida por la familia de Miguel y se le comprometió de un sentido de obligación. ¿Hace falta decir que la familia de Miguel está forrada? ¿Hace falta decir que a Rosita le faltan recursos propios?

Mientras que Miguel estará de viaje con sus padres para gestionar unos negocios en Buenos Aires Rosita se quedará en el caserón de la familia de Miguel a solas con dos criadas habladoras. Al salir del aeropuerto después de haberle despedido Rosita conoce a un joven apuesto. El joven Alberto la lleva a la casa. Alberto es mecánico de autos y piloto de pruebas pero se le finge heredero de millonario (es el libreto de una película de Elvis al revés: típicamente Elvis hacía el papel del millonario que se fingía corredor o algo por el estilo, ¿no?). Ella se le finge millonaria solterona.

Todo corre por los caudales previstos pero la frialdad con que Rosita decepciona a Miguel es verdaderamente fea. Claro, al guionista no le interesa más el personaje de Miguel menos por servir de obstáculo al amor de Alberto y Rosita y pero el tratamiento que se le da mancha toda la cosa y todo el supuesto encanto de la pareja se echa a perder. Desagradable.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.