Archive for the ‘país: España’ Category

Lucía y el sexo

junio 27, 2006

Lucía y el sexo (España, 2001, 128 minutos), escrita y dirigida por Julio Medem. ***1/2 de cinco.

Reparto: Paz Vega, Tristán Ulloa, Najwa Nimri, Daniel Freire, Javier Cámara, Elena Anaya.

La realidad: (1) un madrileño Lorenzo se mete en una relación íntima y breve (de una sola noche) con una habitante de una isla mediterránea mientras está de visita; (2) luego Lucía, ya la novia de Lorenzo, le habla por teléfono desde el restaurante donde trabaja. Lorenzo está abatido y Lucía deja su trabajo precipitadamente por estar con Lorenzo. Al entrar el piso que comparten lo encuentra vacío y encuentra una cartita de Lorenzo pidiéndole perdón. Lucía recibe una llamada de la comisaría policial. Le dicen que Lorenzo estuvo involucrado en un accidente automovilístico, que lo atropelló el coche de un turista…

Tanto se sabe a ciencia cierta. Lo que sigue puede ser una historia literal y inverosímil o un cuento metafórico (–así lo tomo yo).

Lucía se huye a la isla de Lorenzo para encararse con su muerte. Nos enteramos de la relación de Lorenzo y Lucía mediante sus recuerdos. Aprendemos que Lorenzo era escritor y que había dado a la luz una sola novela. Después de haberla leído Lucía se le presentó y se convirtieron en amantes. Sin embargo Lorenzo luchaba con la segunda novela. Su agente literario le informa que su aventura amorosa en la isla engendró a una hija y que la madre la ha traído a Madrid para buscarlo. A este punto creo que el agente hace el papel de la musa de Lorenzo y el guión se vuelve figurativo. Lorenzo se enredó en la vida de su hija secreta con resultados trágicos. Los acontecimientos se nos presentan como acontecimientos verdaderos pero me parece más probable que nos hundimos con Lorenzo en el mundo de su ficción. Luego Lucía, la que andaba leyendo la obra literaria a hurtadillas mientras que Lorenzo la escribía, acude a la isla y se mete con los mismos personajes de tal modo que efectivamente se mete en el mundo literario de Lorenzo.

Visto así el argumento es muy interesante. Sin embargo la película falta algo. La relación entre Lucía y Lorenzo es artificial, falsa. ¿Me lo atrevo a decir que las escenas de sexo—y hay muchas—son aburridas? Sí, lo son. A Tristán Ulloa le falta la gravedad de desempeñar el papel de Lorenzo. Los personajes secundarios resultan más interesantes. Se destacan Najwa Nimri en el papel de la madre de la hija de Lorenzo, Elena Anaya como su niñera y Javier Cámara en el papel del agente literario. En resumen la película tiene muchas virtudes pero tiene una oquedad en su centro.

Es una película ambiciosa pero logra no más que a medias lo que intenta.

Con subtítulos en inglés y francés que se puede apagar.

Los amantes del círculo polar

junio 25, 2006

Los amantes del círculo polar (España, 1999, 109 minutos), escrita y dirigida por Julio Medem. * * *

Reparto: Najwa Nimri, Fele Martínez, Nancho novo, Maru Valdivielso.

No es fácil resumir un edificio construido tal como éste sobre coincidencias, casualidades y acontecimientos paralelos. Es un cuento de amor. Que empecemos con esto. Dos niños Otto y Ana (–y no es para nada que se leen al derecho igual que al revés) se topan uno con el otro sin conocerse de verdad y se enamoran. Después de poco se encuentran hermanastros cuando el padre de Otto deja a su madre para ligarse con la madre de Ana. Otto y Ana se callan su atracción mutua. Con los años la madre de Ana deja al padre de Otto por otro hombre (–un hombre vinculado con el paracaidista alemán citado a continuación). A causa de unos contratiempos se les pierde a Otto y Ana el contacto (a veces el vaivén mientras dan vueltas buscándose y perdiéndose por milímetros se acerca al borde de lo ridículo).

Ni siquiera procuraré relacionar el anterior con el otro hilo de la red de coincidencias el que se trata de un paracaidista alemán llamado Otto que fue rescatado por el abuelo de nuestro Otto cuando la guerra civil española, él—el otro Otto—que hace un papel indirecto en los sucedidos contemporáneos.

En el universo de la película el amor se trata de la pérdida, la falta del objeto amado, la añoranza y la inutilidad de la voluntad contra un destino caprichoso. Por eso a la película le falta el ímpetu del argumento impulsado por las decisiones de los personajes. La estructura no se arraiga en la elección sino en una red de coincidencias. El albedrío libre no vale. Ni el sufrimiento ni la felicidad se merecen. Los personajes son títeres del hado—o del guionista. Es un cuento de amor no romántico sino pesimista y fatalista.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.

Los sin nombre (o La secta)

junio 24, 2006

Los sin nombre (La Secta/The Nameless) (España, 1999, 100 minutos) Director y guionista: Jaume Balagueró.  ** de cinco.

Reparto: Emma Vilarasau, Karra Elejalde, Tristán Ulloa.

La policía les avisa a una pareja que han encontrado al cadáver de su hija de siete años. La niña fue matada de una manera repelente. Luego de cinco años la madre ya sola recibe una llamada telefónica de una voz femenina y joven la que se identifica como su hija y le pide ayuda. Con la ayuda de un ex-policía la madre inicia su propia búsqueda. Pistas se presentan con poca explicación y conocen a personajes tópicos, incluso un sacerdote tuerto que cuida de una biblioteca que se especializa en la historia de la maldad, un genio lunático encarcelado que sabe más de lo debido de la madre y la hija y le da a la madre pistas herméticas a la manera de Hannibal Lector, los nazis y el Holocausto, hasta el malvado que se ríe mientras detallando sus intrigas ante su víctima. El desenlace, una supuesta síntesis de la maldad, es de poca monta y no vale la pena de la conjura de tantos años. Te vas a encoger de hombros: no es para tanto.

Hay subtítulos ingleses los que se puede apagar.

13 campanadas

junio 24, 2006

13 campanadas (13 Curses) (España, 2002, 108 minutos). * * ½ (de cinco)

Reparto: Juan Diego Botto

Santiago de Compostela, 1984. Está por la noche. Llueve. Nos encontramos en un amplio estudio de escultura. Vemos a un niño de quizás ocho años absorto en hacer una talla pequeña de barro. Vemos el reloj a unos pocos minutos antes del filo de la medianoche. Entra un hombre llevando maletas. Es el padre del niño de lo cual aprendemos después es el famoso escultor Mateo Bastida (Luís Tosar). El padre recoge unos dibujos clavados a la pared y los mete en una carpeta. Al ver el trabajo del niño lo aplasta con la mano y le amonesta de trabajar más atentamente. La madre toca en la puerta fuertemente. El padre la jala afuera. Aprendemos que Mateo está a punto de llevársele al hijo. Mientras mirar lo que pasa afuera entre sus padres el hijo derriba una escultura la que se hace pedazos al chocar con el suelo. Se asusta y se esconde en el taller. El padre regresa solo le advierte al hijo que lo va a castigar si no se presenta antes de que terminen las doce campanadas de la catedral que suenan la medianoche. El padre busca al niño mientras contando las campanadas. El niño no se revela sin embargo el padre lo encuentra y está a punto de cachetearlo al décima segunda toque de la campana. Mientras tanto vemos entrar a la madre del niño la que lleva una escopeta sin que la vea el padre. Está histérica y dispara después de la décima segunda campanada como si fuera la décima tercera. Se escucha de veras la campanada décima tercera.

Nos adelantamos al 2002. Lo anterior fue un recuerdo del hijo Jacobo ya adulto (Juan Diego Botto) que vuelve después de haber pasado muchos años al extranjero. Había creído muerta a su madre y acaba de recibir la noticia que todavía está viva pero fuera de sus cabales en un manicomio. La visita en el hospital y mientras estar al lado del lecho de su madre incoherente le pega a Jacobo una visión de su madre la que le advierte irse, que le espera una trampa.

Descubrimos que los dibujos que Mateo recogía al comienzo de la película componían el diseño de una talla que sería la cumbre de su obra y era destinada a colocarse en la catedral lo que cumpliría el sueño más codiciado del artista. El sujeto de la obra fue La Piedad. O sea la figura del Jesucristo muerto abrazado por La Virgen. En este caso había dos figuras más que rodeaban al muerto las identidades de quienes no se revelan. A Jacobo, el que es escultor también, lo contratan a llevar a cabo la obra y además lo posee visiones del muerto Mateo. En eso se encuentra la materia del cuento.

La película es muy bien hecha. Me refiero a la técnica de filmar, la de actuar y la de crear un ambiente misterioso y por eso es divertida pero a lo largo de la película no pasa nada verdaderamente imprevisible ni original. Lo que me molesta sobre todo es lo prosaico que sea la escultura que sirve de la supuesta obra maestra del escultor Mateo/Jacobo. Carece de todo misterio y gravedad y se socava el planteamiento que Mateo es un genio medio loco y poseído por las imágenes de su trabajo con una fuerza que trasciende la muerte.

Hay subtítulos en inglés los que se puede apagar.