La terraza

La terraza (Argentina, 1963, 86 minutos, B&N). Dirigida por Leopoldo Torre Nilsson. *** ½ de cinco.

Reparto: Leonardo Favio, Graciela Borges, Marcela López Rey, Héctor Pellegrini, Belita.

El sitio es un edificio de apartamentos modernos de muchos pisos. Conocemos a Belita, hija del camarero del bar del edificio, una muchacha de cómo doce años que hace de todo para los residentes para conseguir propinas. Ella servirá de enlace entre todos los partidos de la historia.

En el edificio viven unos jóvenes que, con una tropa de amigos, suben a la terraza del edificio donde se encuentra una piscina. Se instalan en la terraza con una cantidad de empanadas y botellas de alcohol. Tocan el jazz brasileño, bailan, nadan y toman el sol en una especie de idilio de lozanía y de languidez por turnos, un edén de jóvenes.

Después de un par de intrusiones de los residentes mayores cierran la puerta de acceso con candado. Que siga el baile.

Pero se incrementan las tensiones internas y externas.

Se ponen a jugar a un juego que se dice la balsa. Se ponen todos menos uno en filo al borde de la piscina. El otro hace elección de un solo compañero que le acompaña en la balsa ficticia. Elige por medio de empujar los rechazados uno por uno el agua dando a la vez el motivo del rechazo. El juego se inicia a la ligera pero con tiempo se pone serio.

A Belita le encargan de conseguirles alcohol y luego café.

Los gerentes del edificio y los padres de unos de los jóvenes exigen que abandonen la terraza. Una chica sube al muro que rodea la terraza y les amenaza tirarse por la borda si no los dejaran en paz.

El capricho se pone serio y se desarrolla un enfrentamiento de verdad entre los jóvenes vestidos en trajes de baño y bien tomados, y los adultos.

Todo se lleva a un fin abrupto y trágico, pero igual a todo lo anterior, la tragedia es de poca monta; como se dice en inglés: una tempestad en una tetera.

Al fin vimos la terraza al otoño con la piscina vacía de agua y llena de remolinos de hojarasca mientras andan jugando en ella Belita con un amiguito. No fue para tanto.

Sin subtítulos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: