La guerra del cerdo

La guerra del cerdo (Argentina, 1975, 90 minutos). Dirigida por Leopoldo Torre Nilsson. ***1/2 de cinco.

Reparto: José Slavín, Marta González, Víctor Laplace, Edgardo Suárez.

En las calles nocturnas de la Buenos Aires de 1969 hay una banda de jóvenes que caza a los ancianos. No lo hacen al azar pero bajo la influencia de un líder impulsado por una ideología según la cual los ancianos son parásitos, cerdos. La cuadrilla se enfoca con una furia particular en los ancianos que pretenden hacerse jóvenes.

El protagonista, Isidro, ocupa lo que se dice la tierra de nadie: falta algo de haber llegado a ser viejo pero ya hace mucho que dejó de ser joven. Se reúne diariamente con una tertulia de amigos para jugar a naipes y los amigos sí son ancianos de modo que se encuentra involucrado muy directamente en el asunto. Es más, su hijo adulto, Isidrito, pertenece a la banda.

Es notorio que los hijos de varios de los amigos de Isidro el padre están metidos en la banda (y creo que no es una coincidencia que, tal como Isidro hijo, algunos comparten el mero nombre con su padre). Lleva la implicación que dichos hijos no son malos por naturaleza. No son ni mejor ni peor que sus padres (algunos de los que sí son cerdos) no obstante bajo la influencia del grupo se convierten en una jauría dañina.

Hay un segundo hilo del argumento en el que Isidro el padre entra a tientas en una relación amorosa con una chica que lleva la mitad de su edad por lo cual Isidro se pone al riesgo de atraer la ira de la banda por ser—según la banda—un viejo verde.

En sus grandes trazas se trata de la potencia de la psicología colectiva de sobrevenir el buen sentido del individuo, y—más importante—de la búsqueda de ternura en un ambiente feo, frío y brutal.

El ambiente de la película me sugiere el de otra película del director, Los siete locos, aunque tienen lugar en épocas diferentes (la presente en 1969—más o menos el mundo contemporáneo—y la otra en la década de los treinta, creo). Tienen el mismo color sucio y el mismo ambiente de decadencia tal como existiesen en el mismo mundo (muy a diferencia del mundo de las películas de L. Torre Nilsson filmadas en blanco y negro).

VHS con subtítulos en inglés.

3 comentarios to “La guerra del cerdo”

  1. Kantico Says:

    La estoy buscando y no la encuentro… Una poronga, si se conseguia en VHS y nadie la ripeó es un pecado…

  2. el_mirón Says:

    Gracias por dejar el comentario. Compré un ejemplar usado a través de Amazon.com. No soy fuente de las pelis de que escribo. Es más, no tengo el aparato para ‘ripear’ una película.

  3. Kantico Says:

    La había conseguido una copia de aficionados y actualmente está para bajar. Muy buena, se va al carajo al final de la misma forma que Los 7 locos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: