Doña Perfecta

Doña Perfecta (México, 1951, 115 minutos, B&N), dirigida por Alejandro Galindo. ***1/2 de cinco.

Reparto: Dolores del Río, Esther Fernández, Carlos Navarro.

El título completo: Doña Perfecta de Benito Pérez Galdós: la tragedia de una mujer que se creía buena. La historia de Pérez Galdós se traslada hasta México desde España.

Doña Perfecta es una viuda pía y de propiedad que vive con su hija Rosario en el pueblo Santa Fe. Reciben la noticia que Pepe el hijo del hermano de Doña Perfecta viene de visita de la ciudad México. Le invitó Doña Perfecta con la intención que se enamorara de su prima Rosario pero se alarma al descubrir que no le comparte el desprecio del gobierno reformista. Pepe es ingeniero agrícola y hombre de ciencia y les escandaliza a Doña Perfecta y los miembros de su esfera social por no descubrirse la cabeza en la iglesia y ante el carruaje del obispo.

Al enterarse que Pepe y Rosario sí se han enamorado Doña Perfecta encierre a Rosario en su dormitorio baja la vigilancia de la criada.

A medida que pasa lo de Pepe y Rosario los terratenientes reciben la noticia que se les acerca un destacamento del ejército por apoderarse del pueblo. Temen que el gobierno se les incaute de sus bienes (a su entender la riqueza tradicional y el orden de Dios se equivalen). Encabezados por Doña Perfecta traman una sublevación en contra a las fuerzas armadas la que se levará a cabo por los peones.

Pepe se resuelve a sacar a Rosario de la casa cerrada. Rosario iría con él de buena gana con tal de que le prometiera ante el crucifijo que no fuera ateo.

La iglesia católica y sus símbolos se ven del primer plano en la película igual que se ven en muchas películas mexicanas de la época clásica, a diferencia de la manera que se hace en las películas de Hollywood de la época. Hay huellas de la religión en las películas de Hollywood pero es una especie de religión vaga y flaca. Vaga en el sentido que casi nunca se precisa de cuál religión se trata. Nunca jamás se oye el nombre de Jesucristo, ni siquiera, si la memoria no me traiciona, en una película de navidad tal como It’s a Wonderful Life. Flaca en el sentido que los personajes al encontrarse en apuro casi nunca acuden al clérigo o entregarse a los brazos de la iglesia. La ausencia del cristianismo del cine de un país que tiene la tradición cristiana de los EE.UU. es notable aunque apenas se nota. Me guardo unas ideas acerca de por qué sea así pero no quiero desviarme excesivamente del tema que tengo entre manos, el de la prominencia de la iglesia y los curas en el cine clásico de México.

Toda la cosa carece de sutileza, lo que se demuestra por los nombres irónicos: Doña Perfecta, su abogado y colaborador Don Inocencio, la sirvienta Librada y el nombre del pueblo mismo, Santa Fe. No obstante siempre gozo de la actuación de Dolores del Río (Doña Perfecta, desde luego), la maestra del arte de levantarse la ceja con intención, y por lo tanto no está todo echado a perder.

Sin subtítulos.

Una respuesta to “Doña Perfecta”

  1. Abogado Costa Rica lawyer Says:

    Nice site! http://www.nccabogados.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: