Archive for 25 junio 2006

Santitos

junio 25, 2006

Santitos (México, 1998, 101 minutos), dirigida por Alejandro Springall. ***1/2 de cinco.

Reparto: Dolores Heredia, Damián Bichir, Alberto Estrella, Roberto Cobo, Luís Felipe Tovar.

Se trata de una veracruzana joven Esperanza la que es viuda y la hija de la cual acaba de morirse en el hospital a causa de una enfermedad misteriosa. Esperanza cree haberse recibo un mensaje del San Antonio visto en la ventanilla de su horno el que se toma la forma de la estatua pequeña de su altar de casa. La imagen de San Antonio le dice que su hija no está muerta y le manda buscarla por donde que la lleve. Esperanza llega a la conclusión que la gente del hospital le hizo mandar a un prostibulario. Inicia una búsqueda que la lleva desde Veracruz hasta Tijuana. Para meterse en los prostibularios se hace prostituta. El argumento anda sin prisa y está lleno de los personajes pintorescos a quienes Esperanza conoce en el camino de conformarse con el hecho de la muerte de su hija. El resultado no alcanza la grandeza pero es agradable y Dolores Heredia es encantadora. Roberto Cobo, Demián Bichir, Luís Felipe Tovar y otros se lucen en los papeles secundarios.

Con subtítulos en inglés y español que se puede apagar.

Anuncios

El tres de copas

junio 25, 2006

El tres de copas (México, 1986, 117 minutos), dirigida por Felipe Cazals. * de cinco.

Reparto: Humberto Zurita, Alejandro Camacho, Gabriela Roel, Pedro Armendáriz Jr., Enrique Lucero.

Pedro y Damián no son hermanos pero se crecieron juntos como si lo fueran. Al fin de la Guerra de la Reforma los dos andan juntos a la deriva. El uno se da a los naipes y el otro a las mujeres. ¿Cuál es apostador y cuál mujeriego? Ni idea. Los dos protagonistas se desempeñan por actores de telenovelas y se parecen tanto en el vestido y en la falta de expresión en sus facciones que me resultó difícil distinguirlos la primera vez que vi la película. Al parecer se comparten el mismo estilo de actuar, el de inmutarse la cara lo menos posible.

Desde luego hay una mujer y cosas se complican pero no lo suficiente para que se pongan interesantes. La película se anima a lo largo de los pocos minutos que Pedro Armendáriz Jr. alumbra la pantalla en el papel del jefe de unos bandidos. El director se vuelve a valer del aparato de un narrador que habla directamente al público de una manera parecida que el personaje de su Canoa, el Testigo (hasta se parecen físicamente y de vestido) pero no le sirve bien en el caso presente a causa de no integrarse en la historia. Por poco la película dura dos horas: además de mala, larga.

El director Felipe Cazals ha hecho tantas películas buenas que me desilusionó encontrar vinculada con su nombre una tan insípida. Es notorio que uno de los estrellas, Humberto Zurita, sirve además de productor. Me gustaría creer que el actor hubiera montado la producción con el propósito de protagonizársela y que Felipe Cazals fuera no más que un trabajador a sueldo.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.

6 películas: rock ‘n’ roll

junio 25, 2006

6 películas: rock ‘n’ roll

Seis películas en dos discos. Cuatro de ellas se protagonizan por el cantante Alberto Vázquez. Sin subtítulos.

Perdóname mi vida (México, 1965, 90 minutos, B&N), dirigida por Miguel Delgado. ** de cinco.

Reparto: Angélica María, Alberto Vázquez, Mauricio Garcés, Raúl Astor, Dacia González.

Una pareja recién casada llega a un hotel lujoso para iniciar su luna de miel pero nos consta que hay tensión. La mujer no echa ni una mirada al hombre y no lo deja ni tocarla. Al aislarse en su habitación aprendemos que ella, la hija de un hombre rico, ha encontrado una carta escrita por su marido que dice que se casa con ella por interés no por amor. Los vemos atormentar uno al otro y tramar venganzas con los otros huéspedes del hotel hasta el argumento llega al fin previsto. Desde luego hay tantas canciones como intrigas en el camino.

La comedia fue dirigida por Miguel Delgado, él que dirigió muchas películas de Cantinflas.

Despedida de casada (México, 1968, 85 minutos), dirigida por Juan de Orduña. *1/2

Reparto: Julissa, Ana Luisa Peluffo, Carlos Estrada, Elsa Cárdenas, Mauricio Garcés.

Un hombre y una mujer se casan a la ligera y se divorcian poco después pero siguen viviendo en el mismo piso porque ni el uno ni el otro quiere venderlo al otro. Desde luego hacen construir una muralla por medio del departamento la que se demora en terminar lo suficiente para permitir que sigan entremetiéndose uno con el otro a través del muro a medio hacer.

El club de los suicidas (México, 1970, 98 minutos), dirigida por Rogelio González, Jr. **1/2 de cinco.

Reparto: Enrique Guzmán, Pili, Enrique Rocha, Juan Ferrera.

Conocemos a Enrique él que es un joven rico y aburrido con su vida hasta el punto que no quiere seguir viviendo. Se entrega a la búsqueda de emociones fuertes mediante la alta velocidad. Tiene ganas de matarse pero le falta la voluntad de hacérselo. Un amigo le invita al club de los suicidas. Es un antro lleno de jóvenes bohemios tomando, fumando y quejándose de su cansancio de vivir. Un ‘beatnik’ que se llama el Profeta encabeza el club. Bajo el liderazgo del Profeta se les reparte la muerte deseada al azar (después de que se pague una tarifa de hacerse miembro). Según el reparto de los naipes se decide a quién le toque morir y a quién le toque la tarea de arreglarle la muerte de tal modo que parezca accidental. Enrique se lo junta. Sin embargo hay una chica y te puedes imaginar lo que siga. Pero el club se empeña en el cumplimiento del trato.

El guión es vagamente basado sobre el cuento del mismo título de R. L. Stevenson. No está mal.

Romeo contra Julieta (México, 1968, 101 minutos), dirigida por Julián Soler. * *

Reparto: Angélica María, Alberto Vázquez, Alejandro Suárez, Patricia Morán, Fernando Soler.

Una chica rica y traviesa se aburre en la fiesta del nuevo año de su comprometido y su mamá y los deja plantados. En camino a casa el carro le falla en plena carretera. Un agente del auxilio vial se detiene a ayudarla. No puede arrancarle el carro pero la lleva a su casa. Ella lo invita a entrar y le ofrece una copa. Vive en la casa lujosa de sus padres los que están de vacaciones. Toman copa tras copa a solas y se desmayan juntos en la habitación de los padres. Los padres vuelven a la mañana y los encuentran y los obligan a casarse. Así se pone en marcha el espectáculo.

Vestidas y alborotadas (México, 1968, 101 minutos) dirigida por Miguel Morayta. **1/2

Reparto: Pili Mili, Alberto Vázquez, Malú Reyes, Carlos Piñar, Oscar Ortiz de Pinedo.

Una joven estrella del canto española acude a México para protagonizar un espectáculo. El piloto del vuelo de España a México la ve y se enamora de ella. La sigue por todas partes pidiéndole la mano. Su hermana desconocida ya está en México. Tienen la intención de presentarse en el estreno del espectáculo como fueran gemelos (no lo son) y hasta el estreno tienen que ocultar que son dos. Hay además una figura jorobada y siniestra que las amenaza matar y anda en pos de ellas por todos lados. Resulta mucha confusión entre las dos chicas (desempeñadas por actrices distintas pero muy parecidas), el admirador y el perseguidor. Simpática.

La alegría de vivir (México, 1965, 88 minutos, B&N) dirigida por Julián Soler. *1/2 de cinco.

Reparto: Tere Velásquez, Alberto Vázquez, Leonorilda Ochoa, Héctor Suárez.

La historia de una novia infiel. Rosita está prometida a Miguel, un hombre de negocios que trabaja en la empresa de su padre por lo cuál está acosado. Miguel lleva gafas gruesas y es un hombre muy convencional y muy sumiso a sus padres. Rosita era huérfana acogida por la familia de Miguel y se le comprometió de un sentido de obligación. ¿Hace falta decir que la familia de Miguel está forrada? ¿Hace falta decir que a Rosita le faltan recursos propios?

Mientras que Miguel estará de viaje con sus padres para gestionar unos negocios en Buenos Aires Rosita se quedará en el caserón de la familia de Miguel a solas con dos criadas habladoras. Al salir del aeropuerto después de haberle despedido Rosita conoce a un joven apuesto. El joven Alberto la lleva a la casa. Alberto es mecánico de autos y piloto de pruebas pero se le finge heredero de millonario (es el libreto de una película de Elvis al revés: típicamente Elvis hacía el papel del millonario que se fingía corredor o algo por el estilo, ¿no?). Ella se le finge millonaria solterona.

Todo corre por los caudales previstos pero la frialdad con que Rosita decepciona a Miguel es verdaderamente fea. Claro, al guionista no le interesa más el personaje de Miguel menos por servir de obstáculo al amor de Alberto y Rosita y pero el tratamiento que se le da mancha toda la cosa y todo el supuesto encanto de la pareja se echa a perder. Desagradable.

Amor brujo

junio 25, 2006

Amor brujo (México, 2000, 325 minutos), escrita y dirigida por Ricardo Islas. *** de cinco.

Reparto: Evelia Hernández, Charin Álvarez, Marcela Muñoz, Ricardo Islas, Carmen Cenko, Rogelio Castañeda.

Un programa hecho por la televisión mexicana que se compone de una serie de cinco episodios completos.

Una criatura está dejada expósita a la puerta de una prostituta de Catemaco, México. La madre de la niña fue matada por el cura local y sus colaboradores por ser bruja. La prostituta cría a la niña al lado de su propia niña Justina como fueran hermanas. Le pone el nombre Luz Mara. Cuando la niña Luz Mara llega a tener como dieciocho años su madre y su hermana se mueren bajo circunstancias sospechosas. La hermana de la madre vive en Chicago con la madre suya y su hija adulta. La familia de Chicago espera que llegue Justina de visita. Luz Mara se presenta en su lugar y bajo su nombre.

Hay más acontecimientos raros y más muertos misteriosos. Poco a poco se da a conocer una profecía sacada de un papiro antiguo que se trata de dos partos previstos por la Navidad del segundo milenio, el año presente de la película, 2000, un bueno y un malo. Luz Mara será la madre de uno de ellos—adivínate cuál—y otra chica la que es estudiante de antropología será madre de la otra. Además hay una figura espectral que rodea el escenario llamado el Bautista a quien le toca la tarea de preparar el camino de él que sigue (–¿cuál? ¿Qué crees tú?).

Tiene el estilo de video de una telenovela mal hecha. Es una porquería acerca de la calidad técnica no obstante a pesar de la porquería que es el argumento nunca pierde su ímpetu. Es para sonreírse—a veces para reírse a carcajadas—pero hay muchos tramos sorpresivos y mucha invención y te lleva con interés hasta el fin. Te la recomiendo con tal de que te guste lo ridículo.

Tiene unos rasgos curiosos. Hay unos personajes que hablan de cuando en cuando el inglés. Lo hablan sin acento hispano pero de una manera no natural casi como lo hablen fonéticamente. Hay unos deslices técnicos. Un par de veces parece que el negativo de la película se cambió hasta el reverso. Se sabe por palabras del fondo que se leen al revés. Hay un tablero al fondo de un escenario que tiene lugar en la comisaría policial el que tiene mensajes en inglés fuera de lugar (tal como: Hi Mom I’m in Hollywood). Sin subtítulos.

El crimen del padre Amaro

junio 25, 2006

El crimen del padre Amaro (Argentina, 2002, 119 minutos). Dirigida por Carlos Carrera. *1/2 de cinco.

Reparto: Gael García Bernal, Ana Claudia Talancón, Sancho Gracia, Angélica Aragón, Luisa Huertas, Pedro Armendáriz hijo, Ernesto Gómez Cruz, Damián Alcázar.

El recién ordenado padre Amaro (GGB) llega al pueblo Los Reyes para iniciar su primer puesto el de ayudante al párroco padre Benito. Al llegar conoce a una chica guapa y pía Amelia la que trabaja en el restaurante de su madre y trabaja con los niños en la iglesia. Con tiempo—con muy poco tiempo—se dan cuenta de una atracción mutua. A pesar de la piedad de ella (y su novio escéptico) y a pesar del voto de castidad de él se ligan sigilosamente en una relación amorosa.

Hay muchos sacerdotes en el reparto y todos salen más o menos mal.

Al principio el padre Amaro se nos presenta como un sacerdote sincero, bondadoso, y generoso de tal modo que parece imposible aceptar que se rinda tan rápido a la tentación de meterse con Amelia sin concluir a la vez que lleva un aspecto completamente insincero y tiene el carácter podrido hasta el fondo.

El párroco padre Benito es un hombre simpático pero se ha guardado una amante desde hace muchos años. La amante por casualidad es la madre de Amelia (la cuestión de quién sea el padre de Amelia está dejada sin contestar). Peor aun el párroco está vinculado con un narcotraficante, un tal Chato Aguilar, él que contribuye cantidades de dinero al proyecto del padre Benito de construir un hospital.

El arzobispo que mandó al padre Amaro a la parroquia es un hombre lujoso y dado a la política y la intriga.

El padre Natalio es un cura que trabaja en la selva con los campesinos y les predica la teología de la liberación. Algunos de los otros sacerdotes lo acusan de estar vinculado con la guerrillera serrana pero nunca nos da ninguna prueba en su contra. A pesar de que un socio de padre Natalio mata a un subordinado de Chato Aguilar para sacar fotos del padre Benito en la hacienda del narco (la película es ambigua acerca del conocimiento de padre Natalio del asunto), a pesar de que padre Natalio, él que se ha votado a obedecer a su obispo igual a todos los sacerdotes, no hace caso al orden arzobispal de abandonar su puesto en la selva–lo que le precipita su excomunicación—a pesar de todo eso padre Natalio sale el más limpio según el punto de vista de la película.

El escritor y el director en el anhelo de montar su crítica de la iglesia católica y los curas juegan falso con los personajes. Se esmeran además en presentar imágenes deliberadamente escandalosas. Me refiero a la de una vieja feligresa que se guarda la hostia después de comulgarse para llevarla a casa para su gato. Me refiero a la de una escena en la casita aislada en que los amantes el padre Amaro y la Amelia se reúnen. La en que padre Amaro coloca sobre su amante ilícita una manta azul salpicado con estrellas regalada por una feligresa para adornar la estatua de la Virgen.

Quiero ponerlo bien en claro: no les culpo por haberse atrevido a criticar ni la iglesia católica ni a los curas; les culpo por haberlo hecho mal. Si te interesara un retrato sutil y bien hecho de un cura malévolo te recomendaría la película mexicana de 1975, Canoa. La presente es un ataque bajo y vil. Huele mal. Lo peor es que se eche a perder un elenco estupendo.

Con subtítulos en inglés y español que se puede apagar.

Canoa

junio 25, 2006

Canoa (México, 1975, 115 minutos), dirigida por Felipe Cazals. ***** de cinco.

Reparto: Ernesto Gómez Cruz, Salvador Sánchez, Enrique Lucero, Manuel Ojeda

Se trata de la historia verídica de la matanza de unos miembros de un grupo de excursionistas jóvenes por los residentes del pueblo San Miguel de Canoa. El pueblo se ubica al pie de la montaña la Malinche cerca de Puebla y los jóvenes empleados de la universidad de Puebla vinieron al pueblo para subir la montaña. La película tiene a ratos un estilo documental. Se nos relata la tragedia a la apertura de la película y todo lo que sigue está ensombrecido por un fatalismo opresivo.

Hay un residente del pueblo que habla directamente a la cámara en respuesta a preguntas no oídas de un corresponsal no visto. Desempeñada por Salvador Sánchez, esta figura ambigua de habla elíptica y de actitud escéptica nos representa el pueblo en no estar libre de una culpabilidad de lo sucedido.

El argumento se desarrolla de una manera magistral por dos hilos entrelazados: vemos a los jóvenes mientras planean su excursión, acuden al pueblo por autobús donde se encuentran sin alojamiento bajo un aguacero a medida que se nos dan a conocer los acontecimientos que crearon el ambiento hostil entre lo cual se metieron sin querer. Principalmente el ambiente receloso se debe al párroco del pueblo. Es un cura de antecedentes dudosas que lleva al pueblo a cuestas en su afán del progreso con el resultado de ser una figura controvertida entre los poblanos. Encabezó al esfuerzo de construir un camino pavimentado y el de traer luz y agua al pueblo. Tiene su secta de partidarios fieles pero sus métodos de sacar los fondos de los residentes se le provocan también mucha enemistad. Desde el púlpito predica acerca de los comunistas, instrumentos del diablo, los que lo quieren matar para alzar su bandera en la iglesia y llevarse a los niños inocentes. Los liga con los residentes que no quieren pagar su cuota del programa del desarrollo. Por lo tanto los jóvenes pisan inconcientemente sobre un terreno sembrado con el recelo de forasteros—sobre todo los que vengan de la ciudad—que se desata en la violencia de que ya sabemos.

Son muchos los curas que son retratados en películas mexicanas, algunos buenos, algunos malos. Hay pocos o sean buenos o sean malos los que son dibujados con la sutileza del presente. El párroco a quien lo ignoramos el nombre, desempeñado por Enrique Lucero, se sitúa entre los personajes más destacados del cine mexicano. Al fin y al cabo es el malo de la historia pero nunca deja de ser un ser humano. Lo curioso es que siempre usa gafas oscuras hasta en la misa. ¿Se hace para sugerir algún personaje histórico (¿el presidente Días Ordaz acaso?—no lo sé)?

Todo el reparto es de la primera sin embargo hay tres los actores que merecen una atención especial. Ya he reconocido a Salvador Sánchez y a Enrique Lucero. Vale la pena asimismo hacer mención de Ernesto Gómez Cruz. Hace el papel de un campesino que acoge a los jóvenes en su casa mientras la lluvia y la histeria se crecen afuera.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.

Subterra

junio 24, 2006

Subterra (Chile, 2004, 108 minutos), dirigida por Macello Ferrari. * * de cinco.

Reparto: Francisco Reyes, Paulina Gálvez, Ernesto Malbrán, Cristian Chaparro, Nicolás Saavedra, Alejandro Trejo.

La historia tópica de los mineros en la mina de carbón más grande del mundo la que we encuentra en Lota, Chile. Todo previsible. Hay el gerente antipático—el norteamericano Mister Davis—algunos mineros valientes que inician el esfuerzo de organizarse en un sindicato, el minero que los delata al jefe, las represalias. Al fin y al cabo el movimiento sindicalista gana la simpatía de la heredera de la mina. Hay además una historia secundaria del amor entre uno de los mineros que encabeza el movimiento sindicalista y una maestra recién vuelta después de haber estudiado unos años en Europa. Este hilo del argumento asimismo es perfectamente previsible a pesar de lo poco probable que es. La película se ve bien—muy bien, de veras—pero el guión no tiene nada de particular para recomendarse.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.

Drácula

junio 24, 2006

Drácula (EE.UU., 1931, 103 minutos). Dirigida por George Melford. *** de cinco.

Reparto: Carlos Villar, Lupita Tovar, Barry Norton, Pablo Álvarez Rubio, Eduardo Arozamena.

¿Es necesario resumir la historia? Creo que no.

A medida que hacían la película famosa Drácula del día, la que protagonizaba Bela Lugosi, hicieron de noche otra versión con elenco distinto de habla española. A pesar de que fue hecha en las mismas escenarios y que usaron el mismo vestuario (con una excepción notoria acotada a continuación) hasta el mero cabello postizo que llevaba Bela Lugosi el resultado se ve muy diferente. La iluminación falta algo de la sutileza de la versión de habla inglesa (sin duda tuvieron los servicios del segundo equipo de técnicos) y la actuación tiene mucho en común con el estilo de actuar del cine mudo (bueno, fue hecha muy pocos años después del comienzo de la época de películas con sonido). Carlos Villar (el conde Drácula) hace ademanes tan grandes y se le ponen los ojos en blanca de tal manera que a Bela Lugosi le hace parecer un maestro de la sutileza en su desempeño del papel. Pablo Álvarez Rubio hace muy bien su papel del lunático Renfield (aunque el Renfield de Dwight Frye de al otra versión está establecido como uno de las figuras más lucidas de la historia del cine de horror). La diferencia más asombrante es la del largo de la película. La versión de habla española sigue el mismo guión traducido pero resulta casi treinta minutos más largo. Anda a paso lentísimo.

Me referí a una diferencia del vestuario de la versión de habla española en la que valía la pena reparar. Lupita Tovar la que desempeña el papel de Eva lleva un vestido la parte de arriba de la cual falta poco de ser transparente. En las escenas correspondientes de la versión de habla inglesa la actriz lleva un vestido mucho más discreto. Hmmm.

El DVD se vende con la versión con Bela Lugosi bajo el título de Drácula: the Legacy Collection.

Con subtítulos ingleses (y franceses también) que se puede apagar.

Las poquianchis

junio 24, 2006

Las poquianchis (México, 1976, ¿? Minutos, B&N y color). Dirigida (¿y escrita?) por Felipe Cazals **** de cinco.

Reparto: Diana Bracho, Jorge Martínez de Hoyas, Salvador Sánchez, Pilar Pellicer, Leonor Llausas, Melena Doria, Ana Ofelia Murguía.

Basada en una historia verdadera, la película comienza con un hallazgo horripilante en una casa amurallada: un conjunto de prostitutas inmundas, hambrientas y medio locas con algunas ya muertas y enterradas detrás de la casa. El argumento se trata de la indagación del procurador de las hermanas dueñas de la casa y la historia que las llevó hasta tal estado incluso raptos de muchachas y una serie de locales cada uno más mezquino que el anterior.

Hay una segunda historia entremezclada que se distingue por ser filmada en blanco y negro la que se trata de unos campesinos que pugnan en contra del arrebato de sus tierras por una compañía grande de ganado mientras los oficiales gubernamentales hacen gorda la vista. Los dos hilos del argumento se unen mediante el campesino Rosario de lo cual fueron llevadas sus dos hijas por los agentes del prostibulario.

El director emplea una técnica documental para relatar la historia de gente que tiene perjudicada la vida por abusos de poder. Igual a su materia la película está desagradable pero bien hecha.

Sin subtítulos.

El gallo de oro

junio 24, 2006

El gallo de oro (México, 1964, 105 minutos), director: Roberto Gavaldón, cinematógrafo: Gabriel Figueroa, guionistas: Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y Roberto Gavaldón. **** de cinco.

Reparto: Ignacio López Tarso, Lucha Villa, Narciso Busquets, Enrique Lucero.

Te proporciono la advertencia que la película se trata de la pelea de gallos. Se hace sin que se vea ninguna sangre sin embargo no les va a gustar a todos. A mí no me importa un carajo no obstante te echo la advertencia.

El director Roberto Gavaldón escribió el guión con Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes. Lo basaron sobre un cuento de Juan Rulfo (lo que lamento no haber leído). Al ver el nombre de Carlos Fuentes me pregunté por qué no han hecho de su novela La muerte de Artemio Cruz una película—pero me detuve. Sí lo han hecho. Se dice Citizen Kane.

Ignacio López Tarso protagoniza el papel de Dionisio Pinzón. Dionisio es un hombre vestido de andrajos que tiene el oficio de pregonero, o sea le pagan para gritar anuncios por el pueblo. Mientras cumple su recorrido de gritos por el pueblo llega el palenque girador, el desfilo de lo cual está encabezada por la cantante La Caponera (Lucha Villa) la que encandila a Dionisio. Regresa a su casita mezquina a avisar a su madre, con quien vive a solas, que lo han contratado a servir de gritón de las peleas de gallos y la encuentra muerta en la cama. La entierra enrollada en su estera y se aflige de no tener con que comprarla el ataúd. En su papel de gritón de las peleas Dionisio se presencia a una pelea privada entre el gallo campeón del gallero Don Segundo (Enrique Lucero) y un gallo local desconocido. Por medio de un golpe afortunado el desconocido derrota al gallo lucido dejándolo lastimado. Don Segundo está a punto de rematar al gallo herido cuando Dionisio se lo pide. Don Segundo se lo tira con desdén. Dionisio, él que ya está solo en el mundo, lleva el gallo a casa para cuidarlo. Con tiempo el gallo se cura aunque se queda cojo. Dionisio entrega su gallo a la pelea cuando vuelve el palenque y vuelve a topar con La Caponera la que respalda los apuestos en contra del gallo cojo de parte de su amante, el apostador profesional Lorenzo Bienvenidas (Narciso Busquets). El gallo gana la pelea y Dionisio se aprovecha de las primeras ganancias para quitarse los harapos que llevaba y comprarse un traje de luto, lo que pasa el resto de la película llevando.

El apostador Lorenzo Bienvenidas es un gallo metafórico vanidoso, codicioso. Siembra al voleo la frase «otra más» por su dicho mientras anda acumulando victorias y dinero con La Caponera a su lado. Desde luego codicia al gallo de Dionisio y así se inicia el conflicto central entre el apostador profesional y el campesino ingenuo por el gallo y La Caponera. Dionisio no tuvo que contender para ganarse el cariño de su madre. Ya se encuentra andando solo por el mundo pintoresco de palenques sujeto a las intrigas del juego y los caprichos de la suerte.

La cinematografía de Gabriel Figueroa merece un comentario breve. El estilo suyo anterior se valía tanto de la luz y la sombra características de la película blanca y negra que resulta interesante fijarse en la manera que se lo adapte en la obra presente a la paleta de la película con colores para realizar el mundo lleno de colores de los palenques. Sobre todo la película es un espectáculo compuesto de los colores vivos y las canciones de La Caponera.

Véase además El imperio de la fortuna.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.