Abre los ojos

Abre los ojos (España, 1997, 117 minutos), escrita (con Mateo Gil) y dirigida por Alejandro Amenábar. ****1/2 de cinco.Reparto: Eduardo Noriega, Penélope Cruz, Chete Lera, Fele Martínez, Najwa Nimri.

Me doy cuenta. Lo simplifico excesivamente: la película típica de Latinoamérica es una vista de la vida cotidiana de la clase baja contada mediante un argumento que anda desviándose en vericuetos y la película de España es un juego entre el director y el público. Si me permitieras la simplificación te citaría Abre los ojos como el ejemplo más puro del juego cinemática español.

Conocemos a César, un heredero joven, guapo vanidoso, él que conquista a las mujeres con maña y con desdén. Se levanta de su cama dejando atrás la chica con quien pasó la noche, una tal Nuria, sin la menor intención de volver a verla.

La noche siguiente tiene su piso lleno de invitados para festejar su cumpleaños. Llega Pelayo su mejor amigo acompañado por su novia nueva Sofía, la que cree ser la mujer de su vida, según lo que le dice a César. La chica Nuria se presenta en la fiesta sin invitación, una fiera con el cabello azabache y vestido de rojo vivo. Para esquivarla César se cierra en una habitación a solas con Sofía. César le piropea mientras Pelayo, abandonado, se emborracha y se va enfadado. César lleva a Sofía a su apartamento y pasa la noche ahí en el sofá. Al salir del edificio a la mañana topa con Nuria esperándolo. Nuria le coquetea, ofreciendo llevarlo a casa. En camino se sube mucha la velocidad hasta dejar la calle y chocar con una muralla.

Nos enteramos que todo eso transcurrió en el pasado, que el accidente dejó muerta a Nuria y dejó a César con la cara desfigurada. Lo aprendemos todo mientras César, él que ya lleva una mascara que le oculta toda la cara, habla con un psiquiatra. Está encerrado en la cárcel por haber matado a una persona.

No quiero contar más para no echarte a perder la diversión de recorrer el laberinto del argumento. Basta decir que nos encontramos metidos con César en un mundo donde no se distinguen la realidad y la ilusión.

El director teje su enredo con astucia y mucha destreza. La actuación, el diseño, todo es de la primera. ¿Por qué no la doy cinco estrellas entonces? Porque carece de corazón. La película es sumamente bien hecha desde el punto de vista técnica pero es fría, de modo que nunca se supera de ser un juego hasta ser un cuento de seres humanos. Es una diversión y punto—igual a las mujeres a César.

Con subtítulos en inglés que se puede apagar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: