Lucía y el sexo

Lucía y el sexo (España, 2001, 128 minutos), escrita y dirigida por Julio Medem. ***1/2 de cinco.

Reparto: Paz Vega, Tristán Ulloa, Najwa Nimri, Daniel Freire, Javier Cámara, Elena Anaya.

La realidad: (1) un madrileño Lorenzo se mete en una relación íntima y breve (de una sola noche) con una habitante de una isla mediterránea mientras está de visita; (2) luego Lucía, ya la novia de Lorenzo, le habla por teléfono desde el restaurante donde trabaja. Lorenzo está abatido y Lucía deja su trabajo precipitadamente por estar con Lorenzo. Al entrar el piso que comparten lo encuentra vacío y encuentra una cartita de Lorenzo pidiéndole perdón. Lucía recibe una llamada de la comisaría policial. Le dicen que Lorenzo estuvo involucrado en un accidente automovilístico, que lo atropelló el coche de un turista…

Tanto se sabe a ciencia cierta. Lo que sigue puede ser una historia literal y inverosímil o un cuento metafórico (–así lo tomo yo).

Lucía se huye a la isla de Lorenzo para encararse con su muerte. Nos enteramos de la relación de Lorenzo y Lucía mediante sus recuerdos. Aprendemos que Lorenzo era escritor y que había dado a la luz una sola novela. Después de haberla leído Lucía se le presentó y se convirtieron en amantes. Sin embargo Lorenzo luchaba con la segunda novela. Su agente literario le informa que su aventura amorosa en la isla engendró a una hija y que la madre la ha traído a Madrid para buscarlo. A este punto creo que el agente hace el papel de la musa de Lorenzo y el guión se vuelve figurativo. Lorenzo se enredó en la vida de su hija secreta con resultados trágicos. Los acontecimientos se nos presentan como acontecimientos verdaderos pero me parece más probable que nos hundimos con Lorenzo en el mundo de su ficción. Luego Lucía, la que andaba leyendo la obra literaria a hurtadillas mientras que Lorenzo la escribía, acude a la isla y se mete con los mismos personajes de tal modo que efectivamente se mete en el mundo literario de Lorenzo.

Visto así el argumento es muy interesante. Sin embargo la película falta algo. La relación entre Lucía y Lorenzo es artificial, falsa. ¿Me lo atrevo a decir que las escenas de sexo—y hay muchas—son aburridas? Sí, lo son. A Tristán Ulloa le falta la gravedad de desempeñar el papel de Lorenzo. Los personajes secundarios resultan más interesantes. Se destacan Najwa Nimri en el papel de la madre de la hija de Lorenzo, Elena Anaya como su niñera y Javier Cámara en el papel del agente literario. En resumen la película tiene muchas virtudes pero tiene una oquedad en su centro.

Es una película ambiciosa pero logra no más que a medias lo que intenta.

Con subtítulos en inglés y francés que se puede apagar.

Una respuesta to “Lucía y el sexo”

  1. baezandreu Says:

    No creo lo mismo. Las escenas entre Lucía y Lorenzo son de una exquisitez brutal, es poesía. No se trata de observar una escena salvaje de sexo sino de admirar como el sexo es el hilo conductor de una historia trágica y desesperante para los personajes. Sencillamente una obra maestra. La música y PAz Vega una locura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: