Señora ama

Señora ama (México, 1955, 90 minutos, B&N), dirigida por Julio Bracho. ***1/2 de cinco.

Reparto: Dolores del Río, José Suárez, Maria de la Luz Galicia.

La historia está basada sobre la obra dramática de Jacinto Benavente. Tiene lugar en España a diferencia de algunas otras películas mexicanas basadas sobre obras españolas que se cambian de lugar a México tal como La malquerida (de un drama del mismo Jacinto Benavente) y Doña Perfecta (sacada de la novela de Benito Pérez Galdós). No se precisa a dónde en España pero se sabe del paisaje rocoso de tal modo que parece haber sido sacado de un cuadro de Hieronymous Bosch y de la arquitectura de las casas altas con balcones del estilo de los moros.

La historia trata de los maridos Feliciano y Dominica, amos de una hacienda grande. Tienen años de casada y Dominica no ha podido producir ningún hijo. Feliciano tiene fama de mujeriego y de haber engendrado a muchos hijos ilegítimos. Se implica que su infidelidad de debe a la incapacidad de su esposa de darle un hijo. Dominica lo defiende ante el público pero se aflige y le reprocha en privado pero nunca se desvía de su compromiso de quererlo hasta la muerte.

En la casa vive también una chica María Juana. Es una muchacha atrevida con rasgos de gitana. Por razones que no se explican con claridad la criaron en la casa. Ya ha llegado a ser señorita y hay una tensión sexual muy fuerte entre ella y Feliciano, la que alienta ella y resiste él. La película plantea una oposición clara entre Dominica, una mujer del espíritu, y María Juana, una mujer de la carne.

Se decide por la familia que María Juana debe casarse con el hermano de Feliciano, José. María Juana no está enamorada de José y lo acepta de mala gana. Por lo tanto resulta no un triángulo de amor sino un rectángulo que se compone de Feliciano, Dominica, María Juana y José. En eso se arraiga el argumento.

La boda de María Juana y José está llena de miradas recelosas. Festejan y se emborrachan mientras los azuza la muchedumbre, la que está enterada de lo todo.

Una comparación se sugiere entre la película y la otra sacada de la obra de Jacinto Benavente, La malquerida. La presente no está mal pero faltan la ferocidad, la sencillez y la perversidad de los sentimientos de la otra. Falta la claustrofobia opresiva de la casa de la hacienda del Soto de La malquerida. El guión no extrae todo lo posible de la situación. Menos Dolores del Río el elenco no alcanza las alturas enrarecidas del elenco de la otra.  Se filmó en España y he leído que dejaron al director Julio Bracho fuera del trámite de editar la película.  El director mantenía que los editores españoles, por no seguir las ideas del director y por los límites impuestos por la censura española de aquella época, hicieron pedazos de la obra.  Puede ser.

Sin subtítulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: